cada dia, un escrito.

cada dia, un escrito.

lunes, 6 de septiembre de 2010

pedro echagüe

estoy esperando que la cobardía se digne a retirarse.
miro fijo la puerta,
la acaricio,
es evidente que le falta una capa de barniz,
(este detalle no impide que vea a través de ella)
cierro los ojos y atrás escucho,
es el callejón muerto que se hace navidad,
lo chicos sin madres prenden fuego un auto,
las madres sin hijos lo apagan a baldazos,
y los que se esconden de ser padres,
solo se presentan para respirar algo de la noche.

la cobardía, hace un cambio de guardia con la nostalgia.
¡que bien sabe ella envolverme, con pasos tangueros de salón!
el zaguán blanco me reconoce,
me hace el favor de seducir a la puerta,
ella, no se resiste, abre sin ruidos.
de pié, inmóvil, solo puedo espiar:
es el rojo gastado en las baldosas,
son las plantas suspendidas por todos lados,
es el patio que abraza las habitaciones,
son las dos cocinas que comparten el fuego,
es la sombra que se forma entre la cocina y el baño,
son las marcas en la pared por la mecedora de metal,
es el cuartito de herramientas, que encierra el trabajo de una vida.

pedro echagüe es una calle donde los abuelos hacen de padres.
pedro echagüe es una calle donde los padres hacen de hermanos.
pedro echagüe es una calle donde el tiempo, se olvido de pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario